23 de septiembre de 2008

He's a real Nowhere Man sitting in his Nowhere Land

Los fundamentalistas musulmanes amenazan de muerte a Paul McCartney tras anunciar éste su intención de dar un concierto en Israel. Hace cuarenta años, una actuación de los Beatles en dicho país ya fue impedida por las autoridades sionistas


yellow submarine blue meanies snapping turk JULIÁN SCHVINDLERMAN

Aunque, últimamente (y eso es mejor que lo que pasaba antes), hay una tendencia generalizada entre los ambientes liberales y de derecha a dar por bueno todo lo relativo a Israel y al pueblo judío, el autor de esta bitácora quiere expresar su distancia con el sionismo. Vale que dicho movimiento, y la fundación del Estado de Israel, fueron una respuesta justificada, tal vez las únicas posibles, al antiguo problema de que una de las naciones más antiguas del mundo no tuviera territorio, ni país, ni posibilidad de defensa ante la xenofobia.


Pero a mí, por principio, me preocupa a dónde puede llegar la gente que se cree parte de un pueblo elegido expresamente por Dios sobre todos los demás, con unos derechos eternos que trascienden a los de los otros pueblos y a los de sus propios individuos. Lo diga Moisés o lo diga Sabino, y aunque en el caso concreto del Judaísmo sea un complejo genuinamente antiguo, y lo ponga en la Biblia.

,

6 comentarios:

caminante 23 de septiembre de 2008, 21:04  

Refieres perfectamente la situación de Israel en los 60.Los halcones estaban en el poder y era necesario que estuviesen,de hecho,en el 67 fue la guerra del Yom Kippur si no me equivoco.
Los partidos ultrarreligiosos tenían su peso en Kneset y también eran otros tiempos.
Había kibbuts y ahora están casi desaparecidos.¡Todo cambia!.
Que disfruten aquellos jóvenes de entonces que ahora son abuelos.

zzzz 23 de septiembre de 2008, 21:05  

Hola Mienmano,
creo que no doy por bueno todo lo que viene de Israel, pero creo que sí tienen derecho a defenderse cuando les atacan. Exigirles que no se defiendan me parece cínico e hipócrita.
Del mismo modo creo que los palestinos deberían tener un gobierno sin relación con los terroristas. Y hacer su vida dejando en paz a Israel.
En los aspectos que dices de sentirse los elegidos, etcétera, etcétera que piensen lo que quieran mientras no quieran imponérselo a otros.
Seguramente sean solo unos pocos, igual que aquí tenemos a los del PSOE que se creen los llamados a cambiar el mundo para imponer un mundo mejor lleno de paz y felicidad. Sobre todo su felicidad y la paz de los cementerios que llenen en su camino.
Quizá las cosas que creo no son correctas, porque no estoy tan
bien informado como tú (eso se nota).
Un abrazo

Mienmano 23 de septiembre de 2008, 21:09  

Hola a los dos, y gracias por los comentarios. Sobre la distancia que me inspira el sionismo, incluso hoy que se ha "aggiornado" sólo me queda comentar que incluso hoy, alimentos como el jamón o el yogurt están prohibidos por la ley, y no por la Ley Mosaica, sino por la ley estatal, a cualquier ciudadano o transeúnte, aunque su religión no le imponga ese tabú.

Hombre, no pongamos eso como algo comparable a algunas de las barbaridades iraníes, pero si eso no es propio de una teocracia, que venga Yavhé y lo vea.

No a todo 24 de septiembre de 2008, 3:43  

Es que la ley civil es la mosaica.

Me comentaba un profesor que vivió en Israel mientras investigaba para su tesis doctoral (hasta que tuvo que huir porque lo pilló la Guerra de los Seis Días) que en la legislación civil se aplican los preceptos de la Torah.

Este hombre ponía el siguiente ejemplo:

En el caso de que un coche atropelle a alguien se aplica un fragmento de no recuerdo qué libro del Pentateuco en que se habla del cuidado del ganado. Si un buey huye y causa un destrozo a un vecino, sólo el buey es responsable. Ahora, si el mismo buey vuelve a causar otro destrozo, el responsable es su propietario porque conociendo su conducta no tomó en consideración el peligro que entrañaba.

Éste es el principio que se aplica a la hora de enjuiciar a un conductor que atropella a una persona.

No está mal, ¿eh?

Un saludo.

zzzz 29 de septiembre de 2008, 14:23  

Hola Mienmano,
¿ves cómo tienes mejor información que yo? Tienes razón: una prohibición para todos basada en una creencia religiosa no puede ser más que condenable, aquí y en teherán. Aquí hay un día en el que los cristianos no comen carne, pero no se lo imponen a nadie.

En cuanto a Rubalcaba, puede decir una cosa o la contraria sin sentir sonrojo o alteración del pulso en ningún caso. ¿Has visto el vídeo que ha puesto LD? Te dejo arriba el enlace. Es muy corto, pero muy bueno.

Oye, ¡he visto que tienes un enlace hacia mi blog en el tuyo! A lo mejor ya lo sabía, pero me he alegrado un montón (¿Conoces a Dory, la de "buscando a Nemo"?). Me honra. Aunque también me presiona un poco. ¿Y si no estoy a la altura?
Un abrazo, genio

Caminante 29 de septiembre de 2008, 14:24  

Isaac B.Singer es un autor agradable de leer. Me gustaría precisar la elección del pueblo de Israel por Dios si me lo permites.
No es tanto una elección para ser más,sino para ser el pueblo de Dios y eso lleva unas exigencias,dolores,peso encima a veces imposible de soportar.
Si leemos a los profetas,ves que el pueblo elegido sufre continuamente,no se le priva de ninguna prueba.
En la película "El violinista en el tejado",Tevie,el protagonista llega a decir:¡Ya sé que somos el pueblo elegido,pero¿no podías haber elegido a otro?.
El sionismo fue un movimiento de respuesta a los progroms de Rusia y centro Europa.
Como todo movimiento nacionalista tiene sus defectos y en cuanto a las prohibiciones de comidas etc sabes que el pueblo judío se basa en 613 normas elaboradas más o menos por Moisés,muchas de ellas son higiénicas en el amplio sentido de la palabra.
Un saludo fuerte,shalom.

  ©Template by Dicas Blogger.